2011/01/04

Denuncia ciudadana y corrupción

En este post, dos temas. Que pensaba que estaban más relacionados y releyendo veo que no tanto, pero ya que estamos...

Primer tema... ¡Ley antitabaco!

Y es que últimamente parece que no hay otro. En todas las emisoras hablan los partidarios y detractores, teorizan unos y otros, y aportan todos nuevas ideas, cuerdas algunas y locas otras.

Entre las cosas de las que se hablan está la cantidad de denuncias que ha recibido Facua a través de la página que mencionaba ayer. Y alguno de los detractores habla de la abominación que representa que ande la gente denunciándose los unos a los otros, actitud muy común en un contexto histórico que más vale no mencionar, e incluso citaba "ese escrito que todo el mundo atribuye a B. Brecht pero que no es suyo".

Así, sin pensar mucho, lo primero que noto es que se me dispara la alarma demagógica. Pensando un poco más, considero que denunciar lo malo, injusto, ilegal, no es algo malo en sí mismo. Malas pueden ser las leyes, las reglas escritas o no. Malo puede ser ponerse del lado del injusto, del tirano, sobre todo porque ello suele implicar aplastar al justo, al bueno.

Malo puede ser también que cuando salgamos a la calle (o cuando levantemos la persiana) nos sintamos espiados, porque el vecino nos mira, dispuesto a denunciarnos.

Pero es que la prohibición de fumar no es mala, no me parece injusta (aunque habrá quien opine otra cosa) y desde luego no es ilegal. Tampoco hace falta mirar por la ventana de nadie, al contrario. Y al denunciar no creo que se ponga uno del lado del injusto o del tirano; más bien se trata de luchar contra la tiranía del humo alrededor, de la que antes no se podía escapar en tantas ocasiones.

Después de escribir esto, se me ocurrió que lo malo es que la denuncia sea obligatoria, que se declare ilegal el "encubrimiento" (esto es, conocimiento y no denuncia). Por suerte, creo que ni es este ni el camino, ni se le parece.

Segundo tema... ¡transparencia!

Y no me refiero a ninguna ley física, sino la que se gastan en Finlandia, y gracias a la cual son la nación con menos corrupción del planeta. Pensaba que el artículo iba a hablar de este mismo de denuncias ciudadanas, y no lo hace. Por otra parte, la corrupción citada es de las administraciones públicas y no tanto de los ciudadanos.

Lo que destaca de las medidas utilizadas para luchar contra la corrupción es la total transparencia informativa. Supongo que eso me lleva a pensar que, si todo está accesible para cualquiera, no faltará quien se ponga a leer y denuncie. Por estar accesible lo están incluso los ingresos declarados de cualquier finés, tanto personas jurídicas como físicas. Lo cual, estoy seguro, podría dar lugar al tipo de denuncias peer to peer de las que empecé hablando.

Y mira tú, que si bien llevada al extremo podría llegar a ser una costumbre molesta, en su justa medida me parecería más que correcta.