2007/11/20

Personal assistants

En springwise hablan de un sector de negocio curioso, el de los Asistentes Personales (aunque no me guste, parece que lo de Personal Assistant suena mejor). En principio es un lujo del que disfrutan personalidades, adinerados, o ejecutivos.

Citan un par de excepciones: unos atienden a los estudiantes de una universidad. Comida a domicilio, transporte de libros, reserva de limpiadoras para casa, masajes, hacerte la colada, son parte de los servicios que ofrecen.

Los otros parecen dispuestos a hacer por ti cualquier cosa que puedan hacer por teléfono o en internet. Desde reservar hoteles, restaurantes o vuelos, hasta hacer compras online o enviar por email el mensaje que les dictes (¡por dios, incluso felicitar en tu nombre a la gente!)

Disponibles 24 horas al día, con ayuda de los angloparlantes que hay dispersos por el mundo (EE.UU. / Canadá, Reino Unido, India o Filipinas).

Lo que me resulta muy gracioso es que este servicio es el que, más o menos, prestaba Susanswerphone en la película Bells are ringing, un adorable musical con final feliz, donde la protagonista echa el resto y arregla la vida de los clientes, más allá de todo límite.

Viendo la película, da la impresión de que con los móviles, los despertadores, y todas las modernidades que tenemos, ya no habría sitio para un servicio así. Aunque ahora ya no estoy tan seguro...