2009/06/22

Fuera de contexto

Me acuerdo aún de cuando era más pequeño, menos espabilado, y me parecía que eso de que los periódicos fueran de un lado o de otro era poco probable. Al fin y al cabo, la verdad es la que es y, o bien mienten (y alguien les acusará de hacerlo, será evidente y quedarán fatal) o bien cuentan lo que hay.

Luego llegué a comprender que no es necesario mentir, que basta muchas veces con contar lo que queremos y callar lo que no. Pero, de todos modos, lo que se cuenta es lo que es, y lo que no se cuenta seguro que se oye por otro lado; no hay mucho margen.

Y claro, con el paso del tiempo llegué a comprender la cruda realidad. Y es que ella, la realidad, tiene mil caras. Mil maneras de contar las cosas, sí, destacando unos aspectos y dejando otros en penumbra.

Pero teniendo ya claro todo esto, aun así, me sorprendió el otro día [pdf] una noticia por sutil, por cómo la omisión de una frase cambia casi totalmente el sentido de la que sigue. Que era, por cierto, el titular.

Uno ve ese titular y lo primero que le viene a la mente es "anda la tía esta, no necesita abuela". Que no digo que sea malo tener alta la autoestima, desde luego, pero lo que uno piensa es que la chica se siente injustamente tratada.

Pero si leemos la noticia resulta que, tras la entrevista realizada por el redactor, incluye una serie de preguntas realizadas por lectores y las respuestas correspondientes. Entre ellas, leemos:

¿Qué tiene Penélope Cruz que no tengas tú? Porque en físico y mente, le das mil vueltas. Juan

No sé qué tiene que no tengo yo, pero me siento muy afortunada de estar donde estoy."

Igualito, ¿no? Diría incluso que por lo sutil e inofensivo, al redactor le pasó desapercibido este efecto, que no buscaba.

2 comentarios:

graze dijo...

Pues yo diría que el titular es buscado a propósito para que la gente lo lea xD

traslapersiana dijo...

Probablemente tengas razón. Si es que, a pesar de todo, sigo siendo algo pardillo...