2009/02/02

Educación para la ciudadanía

Es una historia que lleva ya tiempo por ahí, pero no termina de cerrarse. La asignatura de Educación para la ciudadanía nació en el curso 2007-2008. Desde el principio ha habido oposición, y llamamientos a objetar y no acudir a clase, todo promovido tanto por sectores de derechas como por la Iglesia católica y otras organizaciones afines. Recientemente el Tribunal Supremo ha resuelto que no ha lugar a objeciones, y que tal asignatura es tan obligatoria como todas las demás. Eso sí, deja abierta la posibilidad de impugnar el contenido, o sea, y según lo entiendo, el texto específico que aparezca en los libros de texto. Siempre que se vulneren los artículos constitucionales 27.3 (derecho a que los hijos reciban formación religiosa y moral de acuerdo con sus propias convicciones) y 16 (derecho a la libertad ideológica y religiosa).

Por lo que leo, "el 16 de octubre de 2002, el Consejo de Europa, a través de la Recomendación 12/2002 de su Comité de Ministros, apoyada por el Gobierno español del Presidente Aznar, pedía a los gobiernos de los Estados que “hagan de la educación para la ciudadanía democrática un objetivo prioritario de la política educativa y de sus reformas”. El 10 de diciembre de 2004, el Gobierno español del Presidente Zapatero se sumó a la lista de patrocinadores de la resolución aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas en el que se proclamó el Programa Mundial para la Educación en Derechos Humanos, que recomendaba la inclusión de contenidos sobre derechos humanos en los planes de estudio.".

Habla de los antecedentes en otros países, poniendo a Francia como ejemplo. Allí se imparte desde hace ahora más de 13 años esta asignatura, y fue impulsada por los partidos de derechas. Existe en 14 países de la UE. Amnistía Internacional compara la situación de la Educación en Derechos Humanos en Europa, y llega a la conclusión de que España registra un retraso respecto a sus vecinos.

Todo esto sugiere que las voces que se oyen, diciendo que Zapatero quiere adoctrinar a los estudiantes, pueden no andar muy encaminadas. Aunque podría ser que el temario de la asignatura lo haya escrito no ya el mismo presidente, sino sus asesores, y sea radicalmente distinto al que se imparte en el resto de países.

Me pregunto cuántos de los padres que se oponen a la asignatura han echado un vistazo detenido a su contenido. Digo detenido, no vale opinar a partir de algunas de las «perlas» con las que se puede encontrar cualquiera de los alumnos que curse la polémica asignatura. Perlas que, por cierto, encuentro bastante razonables siempre que se expliquen adecuadamente. Para eso estarán los profesores y los propios padres.

Opinan en El Plural que lo que temen quienes se oponen a esta asignatura es que sus hijos aprendan a pensar por sí mismos, a cuestionar, a plantearse verdades distintas a las que les digan. Nadie va a sustituir a los padres en la labor de educar a sus hijos (al igual que, como decía el Teleoperador, nadie te va a obligar a que te divorcies, por mucho que se regule tal derecho).

Yo, por mi parte, no veo que se trate de adoctrinar a nadie. A la vista del temario creo que lo que se enseña es razonable aunque, claro, siempre habrá opiniones. Habrá quien crea que las familias se componen de el marido y su mujer, católicamente casados, y sus hijos naturales. O que la homosexualidad es una enfermedad. O que la mujer, en casa y con la pata quebrada.

Entiendo que el adoctrinamiento se daría cuando los profesores digan qué hay que hacer, más que contar lo que hay. Espero que se hable más bien de lo segundo, de cómo son las cosas, y en todo caso de qué consecuencias puede tener comportarse de una u otra manera. Por qué es mejor una cosa que otra. Por qué las opiniones del párrafo anterior no son las únicas posibles, ni las mejores.

Por si tenéis curiosidad por ver de qué va esto pero la pereza no os ha dejado aún hacerlo, este es el temario. Supongo que esto es lo que habrá que respetar, aunque se pueda negar la validez de todos y cada uno de los textos existentes. En ese caso, sólo se me ocurre que el profesorado, con este listado como guión, desarrolle los temas según su propio criterio.

También tengo la impresión de que, en cualquier caso, entre que se admita a trámite la impugnación, se valore la vulneración de derechos y, en su caso, se tome alguna medida, los enseñantes ya se habrán aprendido el temario.

Fuente: www.ciudadania.profes.net, de editorial SM.

Primaria

  1. Individuos y relaciones interpersonales

    • La dignidad humana: libertad y responsabilidad en la toma de decisiones. Desarrollo de la autonomía personal y de la autoestima. Valoración de la identidad personal, del autoconocimiento, de las emociones y del bienestar propio y de los demás.

    • Derechos del niño y derechos humanos. Relaciones entre derechos y deberes. Reconocimiento de su carácter universal para todos los hombres y mujeres, sin discriminación.

    • Reconocimiento y aprecio de las diferencias de género como un elemento enriquecedor de las relaciones interpersonales. Valoración de la igualdad de derechos de hombres y mujeres en la familia y en el mundo laboral.

    • Asunción de los valores ciudadanos en la sociedad democrática: respeto, tolerancia, solidaridad, deberes ciudadanos respecto a la comunidad.

  2. Convivencia y relaciones con el entorno

    • Convivencia en el entorno inmediato (familia, colegio, barrio). Desarrollo de actitudes de comprensión y solidaridad ante los problemas y necesidades de los demás.

    • Responsabilidad en el ejercicio de los derechos y los deberes que le corresponden como miembro del grupo y participación en las tareas y decisiones del mismo. Dominio de las reglas de funcionamiento de la asamblea como instrumento de participación en las decisiones colectivas.

    • Convivencia y conflicto: expresión y control de las propias emociones. Valoración del diálogo como instrumento privilegiado para solucionar los problemas de convivencia y los conflictos de intereses en la relación con los demás.

    • Identificación y rechazo de las causas que provocan situaciones de marginación, discriminación e injusticia social.

    • Identificación de algunos rasgos de diversidad cultural y religiosa. Sensibilidad y respeto por las costumbres, valores morales y modos de vida distintos al propio.

    • Participación en el funcionamiento del centro: elección de representantes. Valoración de los cauces de participación.

  3. Vivir en sociedad

    • La convivencia social. Necesidad de normas para convivir. Iniciación a la participación ciudadana en el municipio desde la escuela.

    • Conocimiento de los principios de convivencia que establece la Constitución española y caracterización de la democracia.

    • Identificación de los bienes comunes y de los servicios que los ciudadanos reciben del Ayuntamiento, la Comunidad o el Estado y la contribución de los ciudadanos a su mantenimiento a través de los impuestos.

    • Hábitos cívicos: cuidado del entorno. Respeto a las normas de movilidad vial. Educación para el consumo responsable.

ESO, Contenidos de los 3 primeros cursos

  1. Contenidos comunes

    • Exposición de opiniones y juicios propios con argumentos razonados y capacidad para aceptar las opiniones de los otros.

    • Práctica del diálogo como estrategia para abordar los conflictos de forma no violenta.

    • Exposición de opiniones y juicios propios con argumentos razonados. Preparación y realización de debates sobre aspectos relevantes de la realidad, con una actitud de compromiso para mejorarla.

    • Análisis comparativo y evaluación crítica de informaciones proporcionadas por los medios de comunicación sobre un mismo hecho o cuestión de actualidad.

  2. Relaciones interpersonales y participación

    • Autonomía personal y relaciones interpersonales. Afectos y emociones.

    • Las relaciones humanas: relaciones entre hombres y mujeres y relaciones intergeneracionales. La familia en el marco de la Constitución española. El desarrollo de actitudes no violentas en la convivencia diaria.

    • Cuidado de las personas dependientes. Ayuda a compañeros o personas y colectivos en situación desfavorecida.

    • Valoración crítica de la división social y sexual del trabajo y de los prejuicios sociales racistas, xenófobos, antisemitas, sexistas y homófobos.

    • La participación en el centro educativo y en actividades sociales que contribuyan a posibilitar una sociedad justa y solidaria.

  3. Deberes y derechos ciudadanos

    • Declaración universal de los derechos humanos, pactos y convenios internacionales. Condena de las violaciones de los derechos humanos y actuación judicial ordinaria y de los Tribunales Internacionales. Valoración de los derechos y deberes humanos como conquistas históricas inacabadas y de las constituciones como fuente de reconocimiento de derechos.

    • Igualdad de derechos y diversidad. Respeto y valoración crítica de las opciones personales de los ciudadanos.

    • La conquista de los derechos de las mujeres (participación política, educación, trabajo remunerado, igualdad de trato y oportunidades), y su situación en el mundo actual.

  4. Las sociedades democráticas del siglo XXI

    • El Estado de Derecho: su funcionamiento. El modelo político español: la Constitución Española y el Estado de las Autonomías. La política como servicio a la ciudadanía: la responsabilidad pública.

    • Diversidad social y cultural. Convivencia de culturas distintas en una sociedad plural. Rechazo de las discriminaciones provocadas por las desigualdades personales, económicas o sociales.

    • Identificación, aprecio y cuidado de los bienes comunes y servicios públicos. Los impuestos y la contribución de los ciudadanos. Compensación de desigualdades. Distribución de la renta.

    • Consumo racional y responsable. Reconocimiento de los derechos y deberes de los consumidores. La influencia del mensaje publicitario en los modelos y hábitos sociales.

    • Estructura y funciones de la protección civil. Prevención y gestión de los desastres naturales y provocados.

    • La circulación vial y la responsabilidad ciudadana. Accidentes de circulación: causas y consecuencias.

  5. Ciudadanía en un mundo global

    • Un mundo desigual: riqueza y pobreza. La «feminización de la pobreza». La falta de acceso a la educación como fuente de pobreza. La lucha contra la pobreza y la ayuda al desarrollo.

    • Los conflictos en el mundo actual: el papel de los organismos internacionales y de las fuerzas armadas de España en misiones internacionales de paz. Derecho internacional humanitario. Acciones individuales y colectivas en favor de la paz.

    • Globalización e interdependencia: nuevas formas de comunicación, información y movilidad. Relaciones entre los ciudadanos, el poder económico y el poder político.

ESO, cuarto curso

  1. Contenidos comunes

    • Reconocimiento de los sentimientos propios y ajenos, resolución dialogada y negociada de los conflictos.

    • Preparación y realización de debates sobre problemas del entorno inmediato o de carácter global, sobre cuestiones de actualidad y dilemas ético-cívicos, considerando las posiciones y alternativas existentes.

    • Análisis comparativo y evaluación crítica de informaciones proporcionadas por los medios de comunicación sobre un mismo hecho o cuestión de actualidad.

    • Reconocimiento de las injusticias y las desigualdades. Interés por la búsqueda y práctica de formas de vida más justas. Participación en proyectos que impliquen solidaridad dentro y fuera del centro.

  2. Identidad y alteridad. Educación afectivo-emocional

    • Identidad personal, libertad y responsabilidad. Los interrogantes del ser humano. Respeto a las diferencias personales.

    • Inteligencia, sentimientos y emociones. Las relaciones interpersonales. Rechazo de la violencia como solución a los conflictos interpersonales.

    • Habilidades y actitudes sociales para la convivencia. Respeto por la dignidad humana y los derechos fundamentales de las personas.

  3. Teorías éticas. Los derechos humanos

    • Las teorías éticas.

    • Los derechos humanos como referencia universal para la conducta humana. Derechos cívicos y políticos. Derechos económicos, sociales y culturales. Evolución, interpretaciones y defensa efectiva de los derechos humanos.

    • Las diferencias sociales y culturales. Rechazo de las actitudes de intolerancia, injusticia y exclusión.

  4. Ética y política. La democracia. Los valores constitucionales

    • Democracia y participación ciudadana.

    • Instituciones democráticas: fundamento y funcionamiento.

    • Los valores constitucionales. Correspondencia entre derechos y deberes ciudadanos.

  5. Problemas sociales del mundo actual

    • Factores que generan problemas y discriminaciones a distintos colectivos. Valoración ética desde los derechos humanos. Propuestas de actuación.

    • La globalización y los problemas del desarrollo. Poder y medios de comunicación.

    • Ciudadanía global. Desarrollo humano sostenible. Cooperación. Los movimientos comprometidos en la defensa de los Derechos Humanos.

    • Los conflictos armados y la actuación de la comunidad internacional en su resolución. Operaciones para establecer, mantener o consolidar la paz. La defensa al servicio de la paz. La cultura de la paz.

  6. La igualdad entre hombres y mujeres

    • Dignidad de la persona, igualdad en libertad y diversidad.

    • Causas y factores de la discriminación de las mujeres. Igualdad de derechos y de hecho.

    • Alternativas a la discriminación. Prevención y protección integral de la violencia contra las mujeres.

1 comentario:

porfineslunes dijo...

Me parece absolutamente ridículo el follón que se está montando en España a cuenta de esta asignatura, signo solamente del retraso (¿mental?) histórico de este pueblo, aislado de Europa por los Pirineos y por algo más: una visión más abierta y humanista de la vida. Aquí está claro que lo que se lleva todavía es la Primera Comunión y la Catequesis, signos indudables de una mentalidad rancia católica e inquisitoria e intolerante. España, como siempre, dando la nota para mal.