2009/05/11

Subvenciones y ecología

Como siempre, es la acumulación de noticias relacionadas la que me termina llevando a escribir lo que llevo postergando.

Lo más reciente que he leído es la desafortunada medida que ha sido aprobada en la Comunidad de Madrid. Consiste en subvencionar una parte del impuesto de matriculación para, así, animar el mercado del automóvil. ¿Y cuál es el efecto perverso de esta ayuda?

Creo que fue a mediados de 2007 cuando se modificó el citado impuesto, cuyo importe pasaba a depender del nivel de emisiones de CO2 del vehículo, según ciertos tramos. Los más ecológicos, con menos de 120 g/km, estaban exentos. Así que el 20% que la Comunidad devolvería no ayudará a quienes compren estos coches, sino a quienes compren los más contaminantes. Mayor ayuda cuanto más contamine el coche. En el peor de los casos, hasta 1500 euros.

El PP, en el Congreso, propone una ayuda de 1000 euros por cada nuevo coche. A quien compre un coche pequeño le supondrá un porcentaje elevado sobre el precio total; a quien se gaste mucho en el coche... le ayudará, aunque no lo note tanto.

En Navarra lo han hecho mejor: 2200 euros para los coches que no superen los 140 g/km de emisiones, y 1200 para los que sí.

Y en Italia (esta era la noticia que tenía pendiente) optan por un enfoque muy distinto. Puede que la industria del automóvil no reviva con este plan, pero a cambio todos se beneficiarán. Leo que Italia devuelve un 30% (hasta 700 euros) del precio de compra de una bicicleta. Lamentablemente, la fuente original está en un foro que no se puede leer si estar dado de alta.

Me parece surrealista oír hablar de la reactivación del sector automovilístico a base de dar este tipo de ayudas. Después de oír en la radio hablar del aumento del paro, de la cantidad de familias en las cuales todos sus miembros están desempleados, la gente que no puede pagar la hipoteca y se queda sin casa, oímos lamentarse a los fabricantes del descenso de las ventas.

Sé que hay mucha gente que depende de que se vendan coches, cuyo empleo corre peligro. Pero cada uno, más en tiempos de crisis, mira por su propia economía.

¿O esperan los fabricantes, tal vez, que las familias dediquen la prestación por desempleo a comprar coche nuevo? ¿O que pierdan su casa, compren coche con lo que pagaban antes, y se vayan a vivir en él?


Un día después de escribir el post, en el Debate sobre el Estado de la Nación, se sube la apuesta: 2000 euros de subvención, 500 que pone el Estado, 500 las comunidades autónomas, y 1000 el fabricante.